Presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, concedió entrevista al Diario Il Sole 24 Ore, publicada este viernes 15 de marzo de 2019

15/03/2019
Presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, concedió entrevista al Diario Il Sole 24 Ore, publicada este viernes 15 de marzo de 2019

 

Roma (mar. 15/19). En primera página con una foto a color a dos columnas y luego en la página 22, en la sección internacional, a 6 columnas con foto y en media página, el Presidente colombiano expone los retos que han significado la crisis venezolana que en dos años ha llevado más de un millón de venezolanos a Colombia, donde han sido acogidos, e indica que es importante que la comunidad internacional y entre ellos Rusia y China, la banca y la Unión Europea contribuyan  a la estabilización institucional y económica, y puntualiza que el cerco diplomático internacional ha hecho irreversible y convertido en más débil la dictadura, acelerando el proceso de transformación y de la recuperación económica de Venezuela. Este reportaje fue hecho en coordinación de la Embajada de Colombia en Roma, con la colaboración de ProColombia.

La intervención armada en Venezuela no puede ser la solución justa
Por Roberto Da Rin

Primera página

En primera línea. Colombia tiene la frontera con Venezuela y el Presidente Iván Duque, en una entrevista al Diario El Sole 24 Ore, habla de una crisis que se volvió internacional, que en solo dos años llevó a su país a más de un millón de personas que huyen del caos de Caracas. Defensor del líder de oposición Juan Guaidó, Duque está contrario a una intervención armada: “No es una solución”. Y le pide a Rusia y a China trabajar para una transición pacífica: “Estabilizar al país corresponde también al interés de ellos”.

Página 22 – Mundo

Entrevista

Iván Duque, Presidente de Colombia, considera que “una Venezuela estable conviene tanto a Rusia como a China. Necesario un plan Marshall”
“La intervención militar no es la solución”
por Roberto Da Rin
Nuestro enviado
Bogotá

El desarrollo de un país siempre en vilo entre subidas y bajadas, además del proceso de paz con las FARC, la guerrilla de Colombia. Eran estos los temas en agenda en junio del 2018 para el presidente Iván Duque, apenas elegido en la Presidencia de su país. Nueve meses después, el cielo sobre Bogotá está lleno de nuevas incógnitas: la crisis venezolana ha descuadernado el orden de las prioridades. El impresionante flujo migratorio que llega desde Caracas redefine la política interna. Al mismo tiempo, sobre el escenario internacional, Colombia surge como un país de primera importancia también en función del papel jugado por las grandes potencias mundiales. Los Estados Unidos, con el apoyo de Colombia, se fueron contra el Presidente Nicolás Maduro y apoyan a Juan Guaidó, el Presidente autoproclamado; mientras China y Rusia apoya al Gobierno de Caracas.

La tensión está muy alta, difícil prever cuál será el resultado final de una contraposición así de evidente. Todavía el presidente Duque, 42 años, de centro derecha, afirma que una intervención militar en Venezuela, varias veces comentada por Washington, “no es la mejor solución”. La cohesión internacional y la diplomacia garantizarán resultados más apreciables. Incluso en Pekín y en Moscú se beneficiarían de una transición democrática en Venezuela. Hemos hablado de esto con Duque. Il Sole 24 Ore se ha reunido con el Presidente en el palacio de Nariño, sede del Gobierno en Bogotá.

¿Presidente Duque, frente a la eventualidad de que se agrave la situación en Venezuela, tiene un plan de emergencia?

Presidente Iván Duque: Colombia ha demostrado al mundo de ser capaz de afrontar una gran ola migratoria de enormes proporciones, más de un millón de venezolanos en menos de dos años. Si usted lo compara con Alemania que recibió 1 millón y medio de refugiados en cinco años, se percibe la proporción de los esfuerzos que nosotros hemos hecho. No solo, Alemania tiene US 27.000 anuales de ingreso per capita, mientras Colombia tiene US 8.000 p.c. Inclusive ofrecimos hermandad, normalización, regularización a los inmigrantes. Esto no significa que la situación no pueda agravarse ahora con otros incrementos del flujo migratorio. Por eso debemos afrontar la causa de esta enorme migración: la dictadura terrible que está viviendo Venezuela. Hemos promovido una alianza diplomática con muchos países con el fin de que Caracas pueda recuperar la democracia y la esperanza. Hemos perdido 7.000 millones de dólares de comercio bilateral con Venezuela. (Por razones históricas y geográficas Colombia y Venezuela tenían un intercambio comercial bilateral muy fuerte. Ndr)
Tendremos que recuperar este mercado, por el bien de los dos países.

¿Cuáles soluciones piensa usted para Venezuela?

Presidente Iván Duque: Debe haber una intervención en dos niveles: tenemos que prever un plan multilateral y al mismo tiempo, a nivel regional, un plan con los países más interesados en comercio regional para buscar solventar y ayudar a la necesidad de los venezolanos.

¿Se ha considerado la posibilidad de un Plan Marshall? ¿Qué piensa?

Presidente Iván Duque: A mí me parece necesario. Nosotros lo hemos hablado en la última reunión del Grupo de Lima. La idea podría ser de reactivar los sectores que fueron duramente golpeados por la dictadura y el deterioro actual en los sectores, social y económico. Incluso Italia puede participar y ayudar a rediseñar la reconstrucción. La reconstrucción deberá pasar a través de una ayuda concordada y compartida.

¿De qué cifra estamos hablando?

Presidente Iván Duque: Si hablamos de una reconstrucción sirve un apoyo articulado, con intervención del Fondo Monetario Internacional; para reactivar el sector de la infraestructura, eléctrico, petrolero, y deben entrar en campo también el Banco Interamericano de Desarrollo, la banca mundial, la CAF. No estoy diciendo que sean 100.000 millones de dólares, es una cifra muy alta. Pero para seguir un plan de reconstrucción global, este tendría que ser superior a los 40.000 millones de dólares. El papel que cumplirán las organizaciones multilaterales será muy importante.

La intervención militar. Casi diariamente alguien se refiere a esto. Sobre todo en Washington ¿Qué opina?

Presidente Iván Duque: No creo que sea la solución una intervención militar; creo que la alianza diplomática ya ha dado resultados significativos, como el reconocimiento de la Asamblea Nacional y del presidente Guaidó. La comunidad internacional deberá ser cada vez más activa para persuadir y motivar a algunos miembros del Ejército de Venezuela. Para que los militares tomen finalmente la decisión de colocarse del lado justo de la historia, apoyando esta transición institucional.

Usted fue elegido en junio del 2018, hace menos de un año. Parecía que su objetivo fuera el de consolidar el proceso de paz con las Farc. Pero en cambio tuvo que afrontar una crisis de dimensión mundial. China y Rusia son potencias mundiales que han entrado a este partido en favor de Venezuela y se oponen a los Estados Unidos. Pekín y Rusia apoyan al Presidente Maduro, los Estados Unidos al presidente autoproclamado Juan Guaidó ¿No le preocupa esta contraposición entre estos titanes?

Presidente Iván Duque: Yo pienso que América Latina no puede ni debe convertirse en un territorio de disputa política. Para nadie. Por esto hemos tenido muchos progresos en términos del diálogo diplomático. (AL) No puede ser un terreno donde se mide el peso geopolítico. Lo que queremos es unirnos entorno a un objetivo, a una causa común que tenga que ver con el ámbito de la Carta Constitucional Democrática definida por la OEA. Hablamos de valores democráticos. Queremos que el pueblo venezolano recupere su libertad y salga de una dictadura que ha destruido el país. Queremos persuadir en términos diplomáticos el mayor número de países, convencerlos de que esta es una causa justa. Tengo el máximo respeto por el Gobierno de China y espero que escuche nuestra voz y también la de otros para entender bien lo que realmente está sucediendo en Venezuela y de esta manera contribuyan para que al fin se logre esta transición institucional en Venezuela. En el caso de Rusia, menos activa en el contexto latinoamericano, esperamos que pueda modificar su postura política con el fin de que en Venezuela se imponga de nuevo el orden institucional. En otras palabras, la recuperación de Venezuela es del interés de todos, pero sobre todo de aquellos que tienen relaciones económicas y políticas más estrechas.

Juan Guaidó, el Presidente autoproclamado, según muchos observadores, incluso norteamericanos, con el pasar de las semanas pierde inexorablemente su fuerza política y Nicolás Maduro puede ganar terreno ¿Qué piensa?

Presidente Iván Duque: Esto que está sucediendo es irreversible. Los países que han reconocido a Guaidó no cambiarán la posición. Es un poder legítimo, cada día constatamos una mayor debilidad de la dictadura y esto acelera el proceso de transformación institucional y la recuperación económica en Venezuela.

¿La Unión Europea puede jugar un papel?

Presidente Iván Duque: Así es. la Unión Europea puede y debe jugar un papel importante, desarrollar un diseño de la reconstrucción del país. Por ejemplo, también en la persuasión del Ejército venezolano para facilitar el reequilibrio institucional.

Hablemos del Ejército. Parecía que fueron muchos los militares disidentes, pero en realidad los números parecen redimensionados ¿Es así?

Presidente Iván Duque: Son cerca de 1.000 los miembros de la Fuerza Pública venezolana que han jurado fidelidad a Guaidó. Es un mensaje importante. El Ejército no es en realidad el responsable de la violencia hacia la población ya que estos son atribuidos a grupos armados y a colectivos (milicias armadas irregulares, NDR). Pero estoy convencido del hecho de que en el Ejército hay una fractura y que la mayor parte de los militares están en sintonía con Guaidó y con la Asamblea Nacional.

 

Con información de Il Sole 24 Ore

 

font + font - contrast